Turismo gastronómico y cocina de vanguardia

El post de hoy parte de una reflexión relacionada con la cocina de vanguardia y su relación con el turismo gastronómico. Si en algo existe un consenso casi unánime es en el reconocimiento de la cocina de vanguardia Española como referente gastronómico a nivel internacional. En este sentido, yo me pregunto en qué medida se está aprovechando esta situación de privilegio para impulsar el turismo gastronómico en España.

Atendiendo a la Guía Michelín, en España en 2012 hay un total de 5 restaurantes con tres estrellas (Arzak, Martín Berasategui, Akelarre, Sant Pau y el Celler de Can Roca), y 15 restaurantes con 2 estrellas (Atrio, Azurmendi, Calima, Casa Marcial, Lasarte, Abac, Les Cols, Mugaritz, Quique Dacosta, Ramón Freixá, Santceloni, Sergi Arola Gastro, Diverxo, Club Allard y la Terraza del Casino).

Para un restaurante de 3 estrellas destaca lo siguiente: Cocina de nivel excepcional, esta mesa justifica el viaje. Establecimiento donde siempre se come bien y, en ocasiones, maravillosamente. Si es de 2 estrellas: Cocina excelente, vale la pena desviarse. Por último, los restaurantes de 1 estrella se corresponden con un establecimiento «confortable«.

Según esta clasificación, admitida como referente de prestigio dentro del sector a pesar de la controversia que genera la propia guía, se podría llegar a la conclusión de que los restaurantes «estrellados» tienen mucho que decir en cuanto al desarrollo del turismo gastronómico, ya que son capaces de generar desplazamientos cuyo motivo principal de viaje es el disfrute gastronómico.

Si actualmente existe controversia a la hora de determinar en qué medida los turistas se desplazan a según que destinos motivados por aspectos gastronómicos, en el caso de los restaurantes con estrella michelín se podría deducir que este aspecto queda solventado, ya que generan por si mismos un desplazamiento al lugar.

Partiendo de esta reflexión, una opción interesante podría ser la creación de productos gastronómicos articulados en torno a restaurantes con estrella michelín, con vistas a dinamizar turísticamente el entorno donde se ubican. Si partimos de la base de que esta tipología de restaurantes dispone de información detallada sobre gustos, preferencias, procedencia del turista, frecuencia de visitas, etc, éste podría ser un buen punto de partida para el diseño de productos con un alto contenido experiencial.

Ahí dejo esa propuesta:)

Foto: FlickrCC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *