Archivo de la etiqueta: Productos gastronómicos

El entorno del arroz como producto gastronómico

Que los entornos arroceros situados en Espacios Naturales Protegidos tienen un enorme potencial de desarrollo turístico-gastronómico  es una evidencia que se observa a través de proyectos específicos como el que se está desarrollando actualmente a iniciativa de Montsià Actiu, en la comarca de Montsià.

El proyecto, enmarcado en la red de territorios arroceros vinculados a espacios naturales protegidostiene por objeto la puesta en valor de los distintos recursos que rodean al arroz, tanto patrimoniales como turísticos y/o agroalimentarios. Inicialmente forman parte del mismo los territorios de La Albufera de Valencia, Doñana y el propio Delta del Ebro, cuyas comunidades autónomas representan aproximadamente el 65% de la producción arrocera nacional.

Si se analiza cada uno de los espacios por separado se observa que a día de hoy ya existen iniciativas que promueven la puesta en valor del entorno de los arrozales, como visitas guiadas, escuela del arroz, museos, promoción dirigida a cocineros nacionales e internacionales, degustación de especialidades gastronómicas en restaurantes, venta de productos agroalimentarios, cruceros, y así un largo etcétera de actividades vinculadas al territorio.

Me parece una buena iniciativa, a falta de ver qué propuestas nacen de la colaboración entre los distintos espacios naturales.

Turismo gastronómico y cocina de vanguardia

El post de hoy parte de una reflexión relacionada con la cocina de vanguardia y su relación con el turismo gastronómico. Si en algo existe un consenso casi unánime es en el reconocimiento de la cocina de vanguardia Española como referente gastronómico a nivel internacional. En este sentido, yo me pregunto en qué medida se está aprovechando esta situación de privilegio para impulsar el turismo gastronómico en España.

Atendiendo a la Guía Michelín, en España en 2012 hay un total de 5 restaurantes con tres estrellas (Arzak, Martín Berasategui, Akelarre, Sant Pau y el Celler de Can Roca), y 15 restaurantes con 2 estrellas (Atrio, Azurmendi, Calima, Casa Marcial, Lasarte, Abac, Les Cols, Mugaritz, Quique Dacosta, Ramón Freixá, Santceloni, Sergi Arola Gastro, Diverxo, Club Allard y la Terraza del Casino).

Para un restaurante de 3 estrellas destaca lo siguiente: Cocina de nivel excepcional, esta mesa justifica el viaje. Establecimiento donde siempre se come bien y, en ocasiones, maravillosamente. Si es de 2 estrellas: Cocina excelente, vale la pena desviarse. Por último, los restaurantes de 1 estrella se corresponden con un establecimiento «confortable«.

Según esta clasificación, admitida como referente de prestigio dentro del sector a pesar de la controversia que genera la propia guía, se podría llegar a la conclusión de que los restaurantes «estrellados» tienen mucho que decir en cuanto al desarrollo del turismo gastronómico, ya que son capaces de generar desplazamientos cuyo motivo principal de viaje es el disfrute gastronómico.

Si actualmente existe controversia a la hora de determinar en qué medida los turistas se desplazan a según que destinos motivados por aspectos gastronómicos, en el caso de los restaurantes con estrella michelín se podría deducir que este aspecto queda solventado, ya que generan por si mismos un desplazamiento al lugar.

Partiendo de esta reflexión, una opción interesante podría ser la creación de productos gastronómicos articulados en torno a restaurantes con estrella michelín, con vistas a dinamizar turísticamente el entorno donde se ubican. Si partimos de la base de que esta tipología de restaurantes dispone de información detallada sobre gustos, preferencias, procedencia del turista, frecuencia de visitas, etc, éste podría ser un buen punto de partida para el diseño de productos con un alto contenido experiencial.

Ahí dejo esa propuesta:)

Foto: FlickrCC

Restauración en movimiento

Tradicionalmente, numerosos conceptos de restauración partían de la consideración de una ubicación concreta y estática. De un tiempo a esta parte, este planteamiento está cambiando debido al surgimiento de nuevas propuestas gastronómicas a pie de calle y en constante movimiento. Me estoy refiriendo a los denominados food trucks, que son vehículos móviles (habitualmente furgonetas) habilitados para servir alimentos y bebidas en la calle sin una ubicación específica, desplazándose permanentemente a los lugares considerados de interés por el propietario del negocio. En España un claro ejemplo lo encontraríamos en los típicos puestos de churros de las ferias.

En algún sitio he leído que los food truck nacieron dentro del propio ejército, para dar respuesta a las necesidades de manutención en cada uno de los desplazamientos que efectuaban. Con el paso del tiempo esta idea se ha extendido por distintos países, y en la actualidad cocineros de reconocido prestigio como José Andrés o Paco Morales están desarrollando proyectos vinculados a la restauración en movimiento.

Estados Unidos en uno de los países pioneros en este tipo de iniciativas, y en ciudades como Miami (aquí, aquí y aquí), New York o Los Ángeles podemos encontrar páginas web que comercializan la oferta gastronómica de los food trucks, incluso eventos que reúnen cada ciertas semanas a los principales negocios sobre ruedas para el disfrute de los visitantes.

La imagen que habitualmente se ha tenido de este tipo de negocios está, creo yo, muy vinculada a las películas americanas que veíamos de pequeños, con furgonetas pintadas de colores llamativos y algo destartaladas donde se agolpaba la gente para pedir comida rápida y poco elaborada, tipo hamburguesas, hot dog, chips, goofres, etc. Esta imagen está variando drásticamente, ya que en la actualidad se busca un equilibrio entre continente y contenido, cuidando bastante el diseño del vehículo que sirve como medio de transporte y servicio de la oferta gastronómica. Un ejemplo claro de esta evolución es la próxima apertura de un food truck por parte del prestigioso cocinero José Andrés en Washington, D.C, habiendo contado para este proyecto con el prestigioso diseñador industrial Philippe Starck.

Ya en Europa, UK también ha fomentado este tipo de propuestas, especialmente en ciudades cosmopolitas como Londres, donde están al orden del día. En España, sin embargo, los food trucks no están todavía generalizados, aunque considero que esto cambiará y seguirá el camino marcado por otros países. Prueba de ello es la iniciativa que próximamente presentará el cocinero Rafa Morales en Madrid Fusion, basada en un tour gastronómico sobre ruedas cuyo hilo conductor serán las tapas.

De manera más cercana, también encontramos un símil en los puestos móviles de Orxata distribuidos por la ciudad de Valencia.

Habrá que seguir la pista de los food trucks, principalmente a través de las redes sociales o las series de televisión típicamente americanas:).

Foto: FlickrCC

Actualizado agosto 2013: La ciudad de Toronto amplía los espacios para food trucks en la ciudad.

Actualización 13/04/13: Food Truck de José Andrés

Actualización agosto 2013: Propuesta de food truck en Galicia (aquí)

 

 

 

 

Clubes de prestigio de hoteles y restaurantes

A medida que se va consolidando el Turismo Gastronómico como segmento con un alto potencial de crecimiento surgen iniciativas que intentan poner en valor lo mejor de la hostelería en cada Comunidad Autónoma, guiando a los turistas hacia las mejores propuestas tanto gastronómicas como de alojamiento.

Las vías para el desarrollo de estas iniciativas son diversas, aunque una de las que tiene mayor apoyo tanto institucional como privado es la agrupación de restaurantes y/o hoteles de reconocido prestigio en un ámbito geográfico determinado bajo una marca de prestigio.

En este sentido, una de las propuestas pioneras fue el Club de Calidad Cantabria Infinita, nacido en el año 2000 y que actualmente cuenta con un total de 54 alojamientos y 47 restaurantes de reconocido prestigio de Cantabria.

Con el paso del tiempo, distintas Comunidades Autónomas han apostado por promover este tipo de proyectos vinculados al Turismo Gastronómico para poner en valor sus elementos diferenciales en un mercado cada día más competitivo.

Un ejemplo en este sentido lo tenemos en el Club de prestigio Blanc, que con una selección en su Guía de 2010 de 21 restaurantes, 14 hoteles, 3 barras gastronómicas y 4 casas rurales da una clara muestra del interés que suscita este tipo de iniciativas como apoyo al desarrollo de un Destino Gastronómico que desea ser un referente tanto nacional como internacional.

Si en sus inicios los soportes de comercialización se centraban en el formato de Guía, a día de hoy los Clubes de calidad y de Prestigio incorporan novedosos canales de comercialización vinculados principalmente a la Web 2.0 y a la interacción permanente con el cliente.

Para muestra, un botón:)

Turismo y gastronomía en las Lonjas de nuestro litoral


 

 

 

 

 

 

 

Que las Lonjas se han convertido con el paso del tiempo en un recurso turístico es algo evidente. Algunas, como la de Palamós, gozan de un especial reconocimiento tanto en Cataluña como el exterior.

No todas combinan su actividad principal con propuestas dirigidas al turista que las visita. Sin embargo, esta situación está cambiando y cada vez son más las Lonjas, como la de Gandía, que construyen y/o adaptan sus instalaciones para dar respuesta a una demanda que claramente va en aumento

Son varios los atractivos que generan un desplazamiento ex profeso a las Lonjas, y entre los mismos nos encontramos la valoración que numerosas personas otorgan a un oficio que se transmite de generación en generación y que es, en sí mismo, digno de ser admirado por las personas que posteriormente disfrutan del proceso de subasta.

Asociado a la Lonja suele existir uno o varios productos sobre los que se fundamentan las acciones de comunicación y comercialización, como la Gamba de Palamós, el Langostino de Vinaròs, la Gamba roja de Dénia, la Gamba de Santapola, y muchos otros a lo largo del litoral.

Si a nivel turístico está claro que cada vez tienen un mayor atractivo, es en la vertiente gastronómica donde creo que se van a ir creando nuevos productos dirigidos a los turistas con un claro interés por la gastronomía. En este sentido, es posible que el desarrollo del producto Pesca-Turismo promueva la creación de propuestas gastronómicas vinculadas con las Lonjas que vayan más allá de los tradicionales restaurantes ubicados en las proximidades de las mismas, como sucede por ejemplo en Calpe.

Lo que está claro es que es toda una experiencia disfrutar de una subasta en Lonja, a primera hora de la tarde, a medida que van llegando a puerto las distintas embarcaciones que estaban faenando.

Si esto se completa con la degustación de un buen pescado o marisco respetando al máximo las cualidades del producto, el recuerdo de ese momento seguro que será inolvidable.

Los Chiringuitos como recurso gastronómico

Según una de las acepciones del diccionario de la RAE, un Chiringuito es un quiosco o puesto de bebidas al aire libre. Entendidos como tal, la verdad es que quedarían excluidos muchos de los Chiringuitos de playa que frecuentamos en verano.

Suelen complementar su oferta de bebidas con una propuesta gastronómica reducida que incluye elaboraciones adaptadas a un clima caluroso.

Partiendo de la idea que tenemos de lo que es un Chiringuito, yo me pregunto en qué medida pueden evolucionar para convertirse en si mismos en un recurso que atraiga a turistas que valoran especialmente la gastronomía del destino que visitan.

Analizando distintos Chiringuitos que he visitado este verano, llego a la conclusión de que es algo que tarde o temprano se va a producir. Inicialmente puede parecer tarea imposible, pero mirando el proceso de reconversión que actualmente se está dando en el sector de restauración, nada hace pensar que no vayan a surgir conceptos de restauración novedosos vinculados con los Chiringuitos.

De hecho, ya están surgiendo, como el recientemente inaugurado Pez Vela, en los bajos del impresionante Hotel Vela de Barcelona, o Ca la Nuri en la zona del Paseo Marítimo. Otro claro ejemplo podría ser CbBC en Ibiza en sus diferentes conceptos.

Creo que actualmente la imagen que se tiene de los Chiringuitos, aún siendo muy positiva, no es precisamente la que ofrecen los negocios señalados, y quizás este sea el motivo por el cual se hará necesario crear una nueva tipología de Chiringuitos que actualice su imagen a través de la definición de un conjunto de atributos claramente identificables para el turista.

En mi opinión, sería muy similar a la adaptación sufrida por los bares reconvertidos en Gastrobares. Esta idea que inicialmente parecía difícil de materializar, se ha convertido en poco tiempo en algo que identifica claramente a una tipología concreta de negocios de restauración.

Puestos a dar nombres, se me ocurre el de Gastrobeach o el de Gastrochiringuito para englobar a un conjunto de chiringuitos que pueden convertirse con el tiempo en un referente para todos aquellos turistas que viajan con un clara motivación gastronómica.

Los chiringuitos permiten el disfrute de un buen desayuno a pie de arena, comer un pescado de lonja o un buen arroz con vistas al mar, degustar cócteles elaborados por profesionales y, en definitiva, sacar el máximo provecho de uno de los mayores privilegios que tenemos en las zonas de costa de España, nuestro excelente clima.

Apuesto por los chiringuitos:)

Foto: FlickrCC

Actualización Junio 2012 (Chiringuito Escrivà) y Julio 2012 (artículo en El País) y aquí

 

Club gastronómico de Vinaròs

Siguiendo con la búsqueda de propuestas claramente definidas entorno al Turismo Gastronómico, hoy es el turno de una iniciativa que nace en el año 2009 y que, poco a poco, se va consolidando como referente gastronómico en la provincia de Castellón.

Se trata del Club Gastronómico de Vinaròs, propuesta que intenta dar a conocer  la gastronomía de uno de los municipios turísticos más importantes de la Costa de Azahar, en la comarca del Bajo Maestrazgo.

El elemento que articula el Club gastronómico es el famoso langostino de Vinaròs, a partir del cual se desarrollan distintas actuaciones a lo largo del año. Dentro de estas propuestas, destacan el reconocido Concurso Nacional de Cocina Aplicada al Langostino y las Jornadas de Cocina aplicada al Langostino de Vinaròs.

Como recomendación para este mes de Agosto, os propongo la realización del Tapa Tour, recorrido que permite degustar a un precio de 5 euros una tapa de langostinos con bebida a elegir entre vino, cerveza o cava. Esta propuesta parte de una tradición bastante arraigada en Vinaròs consistente en tomar un vermut junto con una tapa antes de comer.

Que aproveche a quien pueda disfrutarlo

Club de Turismo Gastronómico de Cataluña

Hoy os comento una iniciativa promovida por la Agencia Catalana de Turismo que viene desarrollándose desde hace ya bastante tiempo. En esencia, se trata de un Club de Turismo Gastronómico dirigido a apoyar la comercialización de las empresas, asociaciones y organismos involucrados en la generación de experiencias turísticas vinculadas con la gastronomía.

A modo de ejemplo, aparecen representados colectivos de cocina, empresas de alojamiento, entidades de promoción turística, intermediarios como agencias especializadas, patronatos, ayuntamientos, restaurantes, escuelas de cocina y, en definitiva, los distintos agentes implicados en el destino.

Las principales acciones que se desarrollan están centradas en el aprovechamientos de sinergias en el ámbito de la comercialización, como por ejemplo:

* Edición de publicaciones específicas

* Presencia de los miembros del Club en la Web de la Agencia Catalana de Turismo

* Acceso a un Foro profesional sobre Turismo Gastronómico

* Asesoramiento técnico requerido por alguno de sus miembros

Como muestra del interés institucional y empresarial por la especialización turística, también existen los Clubes de producto Cultural, Activo, de Naturaleza, de Golf y Wellness.

En definitiva, un claro ejemplo de cómo los distintos agentes de un destino pueden colaborar en la promoción de su patrimonio turístico y gastronómico.

 Fotos: FlickrCC

Home Food, otra manera de viajar

 

Hoy comento una iniciativa que me parece muy interesante para fomentar el turismo gastronómico de una región o municipio.

En la actualidad son escasos los productos gastronómicos que ponen en valor el legado culinario existente en numerosas familias que han ido acumulando generación tras generación un saber culinario de extraordinario valor. Cuantas veces hemos escuchado aquello de que «en mi casa se hace la mejor paella del mundo, la mejor fideuá, el mejor arnadí, etc».

Sucede que esta herencia cultural no siempre está codificada a través de recetas y cae en el olvido cuando la siguiente generación no la preserva.

Sin un claro objetivo de recuperar las tradiciones culinarias, pero sí intentando dar a conocer las especialidades gastronómicas propias de sus asociados, en Italia se ha creado una asociación que pone en contacto a familias tanto de Italia como del resto del mundo interesadas en compartir su saber culinario entorno a una mesa y en buena compañía.

Si a esto añadimos la posibilidad de poder alojarse en casa de los propios anfitriones gastronómicos, quizá esté iniciándose una alternativa de viaje totalmente vinculada a la gastronomía de un territorio a través de sus actores principales, que son sus habitantes.

¿Alguien se apunta?

Club de Calidad de Turismo Gastronómico de Castilla-La Mancha

Hoy destaco una iniciativa entorno al Turismo Gastronómico que estoy seguro se irá consolidando con el tiempo. Se trata del Club de Calidad de Turismo Gastronómico de Castilla-La Mancha, que reúne a un total de 17 restaurantes de toda la Comunidad.

Los Clubes de producto especializados en gastronomía son relativamente recientes, teniendo antecedentes en iniciativas como por ejemplo Mesas de Asturias. Es en el Plan de Turismo Español 2008-2012 cuando se le da mayor protagonismo a través del impulso para la creación de productos de alto potencial orientados a segmentos de mercado en crecimiento, como el turismo gastronómico.

En este contexto, la Comunidad de Castilla-La Mancha da un paso más allá de la elaboración de guías específicas de restaurantes proponiendo el trabajo conjunto de los restaurantes incluidos en la guía «Saborea Castilla La Mancha». A partir de esta guía, se sucederán las acciones vinculadas al Club de Calidad, como la participación en foros gastronómicos, la promoción conjunta a través de canales online, las jornadas gastronómicas propuestas por sus miembros, y un largo etc de actividades encaminadas a posicionar Castilla-La Mancha como Destino Gastronómico de prestigio.

Imagen

Video